martes, 17 de mayo de 2011

Fin de una etapa; ¡Reto conseguido!

Casi hace 1 mes escribí la última entrada de este mi querido blog , en ella narraba con ilusión mi aspiración a rebajar mi mmp en la distancia de media maratón que os recuerdo que por aquel entonces estaba en 1h21'16'' y conseguida el 20 de Marzo en la media de mi ciudad. Pues bien, en estas 3 semanas he corrido otras tantas carreras; 2 medias maratones y una de 8 kms. El 30 de abril se celebró en Gijón el XX Campeonato de España de los 21,097 kms, mi objetivo era bajar de los 80 minutos de carrera, el perfil, climatología y altitud estaban de parte de los corredores, mis sensaciones y ganas hicieron el resto: ¡1h18'37''! Terminé contento por supuesto, casi no me lo podía creer, una rebaja de casi 3 minutos, todo el esfuerzo había merecido la pena pero... ¡Quería más!

Mi mente ya pensaba en la próxima cita que sería 2 semanas después, pero antes y como aperitivo corrí en la corta (8 kms.) pero exigente XXV Carrera de El Salvador. Sin pena ni gloria como me suele ocurrir en este tipo de distancias y tomándomelo como un entrenamiento de calidad terminé con unos grises 30 minutos clavados.

Y para terminar el triplete este domingo, una cita especial para mi, ya que VI Media Maratón del Dulce en su tercera edición fue mi primera media maratón y carrera de importancia.



Como en todas las carreras en las que participo voy a por todas, y en esta no iba a ser menos, por eso ya mi cerebro empezaba a calcular ritmos y estrategias. La idea era salir ya desde el principio al ritmo medio con el que terminé en Gijón sin más y tratar de mantenerlo hasta el final, y así si conseguía aguantar la teoría sería recortar algún segundo a ese tiempo conseguido 15 días antes.

La carrera fue practicamente una lucha en total soledad contra el crono, casi desde el principio me quedé en solitario y con un grupito delante de mi siempre en el horizonte. Las sensaciones no eran demasiado buenas, quizás correr en solitario casi toda la carrera me hizo pensar que no iba todo lo bien que al parecer si que iba. Los ánimos de Fran Torralba y su grupo desde distintos puntos de la carrera era casi el único estímulo exterior que recibía. Solamente cuando quedaban unos 4 kilómetros fue cuando vi que realmente la proeza estaba a mi alcance, así que apreté los dientes y dí el resto. A la entrada de Benavides una nueva inyección de ánimos por parte de Guille y el corazón a mil por hora... entro en una espectacular meta abarrotada de gente aplaudiendo y suspense... miro el crono una vez pasada la línea de meta y exhausto pienso... no me me lo puedo creer... ¡lo he vuelto a hacer! ¡¡¡¡¡¡1h17'50''!!!!!!!


Ahora mismo no quiero pensar en retos ni objetivos, descansaré un poquito y simplemente reanudaré los entrenamientos para participar en las distintas carreras de la Copa Diputación en las mejores condiciones posibles, aunque conociéndome seguro que no tardando mucho ya estoy planificando alguna "tortura" jejeje.

Muchos abrazos (para ellos) y besos (para ellas).