lunes, 6 de julio de 2009

II Carrera "El Castro", Brimeda (León)


Este domingo se disputó la 2ª edición de la Carrera Pedestre del Castro sobre una distancia de 10 kilómetros en la localidad leonesa de Brimeda, y como no puede ser de otra manera, me acerqué para disputarla, y la verdad es que no fue mi día, después de una dura semana de entrenamientos fui con la ilusión de rebajar el tiempo conseguido la semana pasada en Torrelavega en los 10k, pero resulto ser otro tipo de prueba muy distinto al que yo pesaba el que se disputaría esa mañana.
Era la primera vez que disputaba esa competición y en la página web de la carrera apuntaba a una carrera en un circuito de 10 kilómetros por Brimeda y alrededores, mi primer error fue pensar que sería por asfalto, y el segundo, aunque esto no fue culpa mía, en lugar de 10 kilómetros, la organización sin avisar a nadie se tomo la molestia de alargar la distancia hasta los 12.5 kilómetros aproximadamente... jejeje que risa me dio cuando después de pasar los teóricos 10 kilómetros no había ni rastro de la meta.
Pero vamos por partes, el primer error de la organización fue anunciar el inicio de las prueba a partir de las 10:30, me consta que hubo participantes que llegaron justo a las 10:30, lo lógico es dejar claro el inicio de cada categoría.
Partimos a las 10:35 y después de un recta salimos del pueblo y de todo rastro de civilización... yo con mis flamantes zapatillas de competición tratando de correr por unos caminos con más piedras que otra cosa, como consecuencia me fui acordando todo el recorrido de mi fatal error, continuamente sintiéndolas bajo mis pies, no es un buen aliciente para correr cómodo.
Me pego a un grupo de unas 8 personas aunque pronto se alejan de mi vista y aunque en las rectas casi continuamente les veo, a riesgo de morir en el intento, me conformo con mantener el ritmo. Trás un par de kilómetros adelanto a un par de corredores y 2 kilómetros más tarde a trio de valientes chavalines. Esa fue la historia de la carrera, el resto fue una travesía por el desierto, con la continua visión de un corredor delante de mi 500 metros aproximadamente.
A los 5 kilómetros y después de subir una pendiente alcanzo al avituallamiento, pero giro a la izquierda y nueva subida. Aquí nueva puntualización para los señores organizadores; Los avituallamientos se suelen colocar o bien en llanos y en descensos, si nos tomamos la libertad de aumentar el kilometraje de la carrera, tampoco hay que ser estrictos con poner el avituallamiento a los 5 kilómetros exactos digo yo, y menos cuando es en plena ascensión, hay que utilizar la lógica.
La carrera avanza en medio de la nada y bajo un sol de justicia, y la única gente que me cruzo en toda la prueba son los voluntarios que controlan los cruces.
Sobre el kilómetro 8 siento los pasos de un corredor, poco a poco acorta terreno hasta alcanzarme y pasarme, se despega unos metros aunque de ahí hasta el final no va a más. Y el colofón final, cartelito de 2 kilómetros para la meta pero sorpresa...
esos 2 kilómetros misteriosamente se alargan, y se alargan... Entre desesperación, mosqueo y cansancio recorro los ¿¡4.5!? kilómetros finales.
Entrada en el pueblo y recta final con un tiempo de 51:15 en el 6º o 7º puesto, que para una distancia de 12.5 kilómetros me sale una media de 4'06''/km que dadas las circunstancias no está nada mal.
También es cierto que luego nos pidieron disculpas pero creo que como mínimo nos debieron avisar antes. Supongo que son errores típicos de una prueba de reciente creación, y que esperemos que para futuras ediciones estas "cosillas" no se repitan. Pero no todo fue malo ni mucho menos, me quedo en lo positivo con las ganas que tenía la orgaización de hacer las cosas bien, y en el trato a los atletas. Por desgracia en León no nos sobran las competiciones y por eso los participantes también tenemos que colaborar para que este tipo de pruebas prosperen.
Saludos y nos vemos por los caminos.