martes, 16 de febrero de 2010

XXI Media Maratón de Siero

Fotografía cortesía de Sonia


Todavía digiriendo la tremenda hazaña de mi primo más ilustre el sábado por la tarde, el domingo me disponía a probar mi estado actual de forma en la dura y bonita prueba asturiana. Claudia estaba enferma así que tuve que ir yo solo, aunque ya en Pola, me encontré con mis compañeros de club Hernando y Javi, y más tarde con Saturnino, Joni y Sonia, que en esta ocasión acudió como fotógrafa de lujo. El frío era horrible, a pesar de toda la ropa con la que me había abrigado y sumando el nerviosismo, temblaba como una vara verde, a duras penas pude ponerme el dorsal, y ya el chip se me resistía, para ello conté con la ayuda de Saturnino jeje.
A duras penas rodamos un poco que no sirvió para entrar en calor, a las 11:30 estaba prevista la salida y los 500 amantes de este deporte nos juntábamos como si nos fuéramos a caer por un precipicio, la verdad es que ese calor humano se agradecía. Disparo de salida y pronto cada participante coge su ritmo, pequeña vuelta a Pola, paso por línea de meta y salimos buscando las primeras cuestas. Esta carrera se caracteriza por su dureza ya que el perfil es un continuo subir y bajar, sin grandes desniveles pero sin apenas zonas llanas.
Ruedo a 4'/km s, lo que hace el trabajo de fuerza que estoy haciendo desarrolla sus resultados a la perfección dejándome subir con mucha facilidad. El frío es intenso y hecho de menos el calor de mis músculos y articulaciones, las manos las noto agarrotadas e intento animarlas abriéndolas y cerrándolas y así pasan los kilómetros. Mi ritmo se equipara a otro corredor y así adelantamos posiciones poco a poco. Paso por Vega de Sariego en 44:41 en el puesto 69 y en la vuelta el perfil se vuelve un poco más favorable, entonces decido cambiar ligeramente de ritmo y mis sensaciones son geniales, a eso sumo el ánimo que da ver a otros corredores al cruzarme con ellos, entre los que aprecio primero a Javi y más tarde a Saturnino con lo que la subida de adrenalina me hace "volar" sobre el asfalto. Las pendientes descendentes se suceden y alcanzamos Pola, una nueva vuelta, una nueva cuesta y encaro la recta final, con mucho ambiente entro frenando e intentando llegar con las mejores sensaciones posibles, cosa que consigo ya que termino con la sensación de haber podido ir más deprisa, pero eso es buena señal, ya que mi objetivo no era esta carrera, pero el tiempo conseguido me hace ser muy optimista: 1:24:10, es decir, 6 segundos más que mi mejor marca, con la diferencia de que ese tiempo lo conseguí en La Bañeza en un circuito prácticamente llano y sin homologar. Os recuerdo que el año pasado hice aquí 1:31:30 y un mes después en León 1:28:55. Muerto de frío y a duras penas me cambio, me abrigo con toda la ropa posible y a comer en buena compañía de mis compañeros de club y sus familias.
Enhorabuena a Javi Vega que haciendo una carrera en su linea, consigue ser tercero en su categoría, ¡Bravo!
Aquí os dejo la clasificación final, y aqui la noticia aparecida en el día de hoy en La Crónica de León


Fotografía cortesia de Sonia