jueves, 6 de agosto de 2009

Ya estamos en Agosto

Para los despistados que aun no lo sepan, ya estamos en Agosto, el calor y la breve pero continua disminución de los días lo delatan, la gente disfruta de las piscinas y zonas de recreo con las típicas meriendas, las terrazas se llenan al atardecer... y mientras yo apurando los entrenos y sudando la gota gorda, trabajo, familia y entrenamientos ocupan mi agenda día tras día, y os aseguro que no la cambiaba. Irremediablemente estoy enganchado a esto del atletismo, de afición a pasado a ser una manera de vida, y es que todo gira en torno a ello, siempre compaginandolo como no puede ser de otra manera con las demás obligaciones.
Es un deporte sufrido, donde las recompensas al principio llegan rápido, te conformas con finalizar carreras, más tarde con no llegar de los últimos, y según prosperas en tus avances, la cosa se va poniendo complicada, los saltos de calidad cada vez son más pequeños y cuestan más sacrificio, pero quizás es eso lo que me fascina de este deporte, hasta alcanzar nuestro límite, la lucha es una guerra contra uno mismo, tanto en las carreras como en los entrenamientos se trata más de superarse a uno mismo, más que en superar a otros atletas, y solo con sacrificio y dedicación ves las mejoras, si entrenas bien mejoras, es así de sencillo, no hay ni trampa ni cartón, el factor suerte juega un papel insignificante, en este deporte no hay milagros, no hay árbitros que te ayuden ni penaltis injustos, no hay jueces comprados ni gaitas así. Como dice un famoso lema anglosajón; NO PAIN, NO GAIN, osea que sin sufrimiento no ha gloria, y esta gloria no tiene por que ser ganar carreras, cosa que en mi caso es ciencia ficción, pero esa ansiada gloria nos llega en este bendito deporte de muchas formas, como por ejemplo mejorar un tiempo en una determinada distancia o después de una dura sesión de entrenamiento, la satisfacción de un trabajo bien hecho.
Un ejemplo y álguien a quien imitar es mi primo Sergio Sánchez, reciente subcampeón de España y futuro mundialista en la distancia de 5000 metros en Berlín, os puedo asegurar que encarna a la perfección todo el espíritu del atletismo, nadie le ha regalado nada en absoluto, desde bien pequeño destacó en esto de correr, pero gracias a base de trabajo y de esfuerzo, está claro que para llegar a esas alturas tienes que tener más que dedicación, tienes que ser agraciado con un físico y unas cualidades especiales, pero si no juntamos ambas no se consigue nada. Sergio sabe lo que es sufrir, lo que es estar arriba y lo que es estar abajo, y nunca nunca ha arrojado la toalla, al contrario, siempre optimista y luchador es ahora cuando esta consiguiendo ser respetado y reconocido, y todo a base de mucho esfuerzo y horas gastando zapatillas.
Respecto a mi, y cambiando de tema, los entrenamientos empiezan a cambiar para pasar a ser ahora mas voluminosos en cuanto a kilómetros, después de un duro mes de Julio donde el trabajo se centró más en ganar fuerza y velocidad, ahora le toca el turno al fondo, y es ahora cuando empiezo a disfrutar, y cuando se empiezan a ver resultados, pero no me engaño, todavía es pronto, me queda mes y medio hasta la gran cita del 20 de Septiembre, y por lo tanto mes y medio de entrenamientos.
A modo de entrenamiento de calidad, este sábado correré los 10 kilómetros de Losada (León), una prestigiosa prueba de la zona, será a las 20:00 horas y espero que sea una buena prueba para empezar a ver el resultado de mis sufridas series.
Me despido no sin antes desearte suerte Sergio, pero sobre todo que lo disfrutes, es un buen premio a tu trabajo.
Saludos y nos vemos en el asfalto.